¿Existe el Rock Mexicano?

https://i1.wp.com/www.nuevo-paris-ile-de-france.es/fichiers/fckeditor/Image/874/es/standard/rock-is-dead-presentation.jpg

¿Ké onda raza melómana, kómo andan? Yo aquí en mis cavilaciones existenciales de siempre. Ahora con una duda que planteó la siempre sabia revista de La Mosca en la pared hace escasos 13 años (cuando la mayoría de nosotros íbamos en la secun o similares y por ende, éramos parte de la alienación mediática sin darnos cuenta) y que aún ahora, sigue demasiado fuerte la duda -que de hecho, fue aseveración por parte del omnisciente pasquín-

Pero pasemos a materia mejor, en mi muy personal punto de vista, el rock mexicano nunca ha existido. Entendiéndolo, claro, como movimiento o como algún tipo de sonido propio e identificable mundialmente. Si bien, se dice que el rock es la música universal de la jumentud -perdón, juventud- y que por ello no debe ni puede ser chauvinista, ni xenofóbica ni racista; también es bien cierto que este género musical se creó en la, hoy por hoy, mayor nación alienante, mediática y mercantilista del planeta.  Nos referimos, claro está a: Los Estados Unidos de Norteamérica. Y por ende, se puede entender como una parte de dominación de parte de aquel pais para con todo el mundo. Aunque también, siendo asimilado por los jóvenes, es un arma de dos filos que pueden usar para transmitir ya sea un mensaje de rebeldía antisistema o religioso o antireligioso o proalgo o nihilista.

Y si bien el rock nació de las fusiones de la música negra (soul, jazz, gospel, R&B) con la “folkórica” caucásica gringa (hilbilly, country, western) y hablaba sobre conflictos raciales entre negros y blancos al principio para después tratar de minimizarlo con canciones que hablaban simplemente de amor/desamor y “rebeldia juvenil antiautoritasimo paternal”, esto último dio cabida a que se hiciera mundialmente aceptado entre los jóvenes en esos dias…y hasta los nuestros hoy en día.

En México, siendo el vecino #1 de los gringos, no podía dejar pasar desapercibido esto por sus jóvenes de clase alta y con poder adquisitivo para poder comprar las modernas -en aquel entonces- guitarras eléctricas, bajos y baterias que se requerian para emular el sonido que tanto gustaba como era el del rey Elvis Presley o Chuck Berry.

Y he aquí de donde adolece nuestro llamado “rock mexicano”, en el hecho mismo que desde el principio sucitó el tratar de copiar -o emular- el sonido extranjero haciendole sólo modificaciones a la letra para acoplarlas a “la realidad” que vivían los jovenes de los 50s y que aún hasta ahora sigue siendo la maldición del rock mexicano.

El colmo, mexicanos copiándole a mexicanos… Pero dirán por ahi: Como México no hay 2…afortunadamente.


Nunca hemos dejado de copiar el ritmo y los sonidos extranjeros, al contrario, se emulan casi perfectamente, que a veces -con suerte, si el inge de sonido es chido- suelen parecer que son bandas gringas pero con mexicanos en su alineación. Es tal la emulasión de los músicos mexicanos (y sus fans, no faltaba más) que llegan incluso a copiar -calcar es la palabra adecuada- la ideología de otras latitudes, decantándose por las que consideran “humanistas y revolucionarias”, como es el caso del reggae jamaiquino y sus miles de mocositos pachecos/marihuanos pseudointelectuales y “rojos” que gustan de este género en sus años mosos, pero que una vez que la vida sigue su curso y comienzan a querer formar una familia, cambian por completo su “forma de pensar” y su “ideología” acoplándose a la realidad que la vida les exige ya de adultos.

Como vemos pues, tanto los músicos como los fans, no son mas que copias o remedos baratos que, en esencia, no son mas que adolescentes que buscan arduamente ese lugar en donde encajar.

Aunque, si bien es cierto también que han habido propuestas mexicanas que han tratado de fusionar el universal sonido del rock con la música tradicional mexicana, como por ejemplo: Café Tacvba, Caifanes, Rockdrigo, Botellita de Jerez o San Pascualito Rey entre otros. Estos no son considerados como un movimiento o una forma de identificar el rock mexicano (consideran más a Maná en otros lados del mundo o a Hocico -guardando las debidas diferencias de sonidos, but of course- que a las bandas mencionadas con anterioridad)

Muestra de folclor y urbanismo es este video de los Tacubos en sus inicios.

Botellita de Jerez y una muestra de historias defeñas de ayer y hoy.

La cumbia darketa de los Caifanes es un clásico en bodas y XV años. Nótense los pelos thecurescos que traía Saúl en ese entonces XD.

San Pascualito Rey es considerada -por los que saben- la banda continuadora de los Caifanes y ven en su vocalista Pascual Reyes como el nuevo ‘chamán’ del rock mexica.


El rock hecho en México en la actualidad, como lo han venido demostrando las banditas de toda esta década, no es mas que simples calcas sin originalidad (para variar) que se limitan a copiar sonidos del llamado indie rock, rock alternativo y ya ahora el hard rock y hasta el rock progresivo (para variar también) muy de voga en los 70s, 80s y 90s para  convertirlo de tajo en simple rockpop “indie” fresón para pubertos llorones que sufren porque sus papás no los dejan ir a las tocadas locales a beber y ponerse hasta la madre de pendejos con sus amiguitos drogos (caso clásico es por supuesto el de Panda, que se copió descaradamente las letras y los rifss de otras bandas -según ellos desconocidas- parar “hacer sus rolas” y que ya nada más falta que hagan un disco que se llame: Amantes Endenantes y aleguen que es cultural y autóctono por el título de su disco…).

Pero también es bien cierto que los jóvenes y adolescentes actuales están más enterados de la historia y biografía de muchas bandas y artistas  que con ayuda de la hoy por hoy  casi diosa y dios wikipedia y youtube -respectivamente- muchos de nosotros ni siquiera soñamos tener cuando teniamos su edad. Lo malo de esto es que en lugar de que usen esa información (que está ahi disponible las 24 horas y completamente gratis ya para todos) sólo se limiten a lo que adolece al mexicano de siempre: copiar copiar y copiar. Y nunca dejar que su originalidad aflore como es el caso de otras bandas -caso específico las gringas e inglesas- en las que esta información (que antes leían en libros y revistas especializadas, por ejemplo) si les inspira para crear y componer melodias de alcance mundial, con o sin medios de comunicación masiva (radio, tv o revistas) que les den buenas críticas o apoyo a su propuesta y dejando ya a los propios fans dejar que ellos decidan si son buenos o no con la ayuda de Internet y myspace y youtube.

En fin, siento yo que aun nos falta mucho para poder tener artistas originales, que creen y reinventen el rock y por supuesto, lograr asi formar un verdadero movimiento de rock mexicano… Pero esos no son más que sueños guajiros de un bloguero como yo.

Pero bueno, dejemos mejor que hablen los expertos y permítanme mostrarles un artículo escrito en la edición 18 de La Mosca, año 2 de 1997. Escrito por Alejandra Tovar (Periodista colaboradora de La Mosca).

Hijos de la Tele


La pregunta que plantea La Mosca en la Pared es muy simple y se presta, por ello, a respuestas simples. ¿Existe el rock mexicano? Lo obvio es decir: Sí, ya que existen grupos mexicanos que tocan rock. El asunto podría quedar ahí y  sanseacabó. Sin embargo, creo que la cuestión exige una mayor profundidad, una mucho más grande hondura. Quizás el planteamiento debió haber sido: ¿existe un movimiento, un sonido, un estilo al que podamos reconocer y denominar como rock mexicano? Ahí, las aristas ya son más numerosas y complicadas.

Si hacemos un poco de historia, tendremos que reconocer que el rock elaborado aquende nuestras fronteras ha estado siempre marcado por la aplastante influencia de lo extranjero. Al principio fue el rock norteamericano, más tarde, el inglés; y de manera más reciente, el español y argentino. Los Teen Tops, Los Locos del Ritmo, Los Crazy Boys, Los Rebeldes del Rock y otros grupos de fines de los cincuenta y principios de los sesenta adaptaban al español célebres rocanroles con letras ciertamente ingeniosas. “Mis jefes me dijeron: ya no bailes rocanrol, si te vemos con la Plaga, tu domingo se acabó”. “Demostraremos a los rucos que amargados todos están”. “Yo sé muy bien que esa chamaca es un peligro mortal”. Las canciones decían cosas que se relacionaban con la realidad de los jóvenes de nuestro pais en aquellos días, pero como movimiento musical no existía algo que pudiera identificarse como “mexicano”.

Incluso composiciones propias como “Tus Ojos” o “Yo no soy un rebelde” resultaban rocanrolitos o baladas de estructura similar a los que se escribían más allá del rio Bravo.

A lo anterior habría que agregar algo más, un hecho que resultó definitivo para el desarrollo del rock en estos lares: la influencia aplastante de la televisión, influencia que habría de mediatizar a esta música, arrebatándole de tajo cualquier signo de autenticidad y convirtiéndola en parte del entretenmiento televisivo familiar. De ahí que gran parte de aquellos conjuntos -como se les llamaba en ese entonces- entraran a la TV, donde -en programas como “Premier Orfeón” y otros- pudieron confirmar su inanidad ideológica y cultural. Sí, se trataba de jovenzuelos que sólo buscaban divertirse, echar relajo y hacerse los simpáticos (igualito que los de ahora). Por eso, varios de ellos terminaron como actorcetes, malos cómicos o hasta choumans (la lista incluye a Enrique Guzmán, César Costa, Manolo Muñoz, Johnny Laboriel, Julissa, el Vivi Hernández, etcétera)

Ya a finales de los sesenta y principios de los setenta, el rock mexicano era tan mexicano que se cantaba en inglés y los nombres de los grupos eran en su mayoría también en ese idioma (White Ink, Three Souls in My Mind, Peace and Love, Love Army, etecé). Incluso un grupo de tan rimbombante denominación como La Revolución de Emiliano Zapata tuvo su mayor éxito con una canción in inglich: “Nasty Sex”. ¿Podría decirse que hasta ese momento había existido un rock mexicano? Evidentemente no. Y la tele seguía teniendo un gran poder de manipulación, como lo demostró la serie “La Onda Woodstock”, donde se promovió en grande el festival de “Rock y Ruedas” de Avándaro, tumba que sería durante largos años el rock hecho en México.

Los ochenta, con las irrupciones de la primera y la segunda ola de lo que se conoció como “Rock en tu Idioma”, se significaron por el reinado absoluto de la influencia televisiva sobre el rockcito nacional. Grupos había y seguía habiendo en buena cantidad, en su mayoría subterráneos. Ahí estaba El Tri de Alejandro Lora, tocando en hoyos fonquis para lo que en ese entonces era “la raza” y hoy es “la banda”. Pero no existía aún algo que pudiera reconocerse como rock mexicano. Fue entonces que a Luis de Llano Macedo, verdadero padre y autor intelectual de la última honrada de rock en México, se le ocurrió fabricar un grupo que empezó como imitación del insoportable cuarteto español Parchis y terminó cantando melodias de indudable sonido roncanrolero. Señoras y señores, hablo de Timbiriche, grupo precursor de una gran parte del rock que tenemos hoy día.

Antes de pegar el grito en el cielo, acepten -!oh, caros lectores!- la realidad: ¿cuántos de los que hoy son veinteañeros y aun treintañeros no suspiraron y escucharon sus primeros acordes semirocanroleros con esa banda perfectamente diseñada por el ingenioso De Llano? No lo nieguen. Muy pocos de ustedes -incluidos músicos- comenzaron oyendo rock con Ritmo Peligroso, Kenny y los Eléctricos o Náhuatl (grupos que por cierto solían aparecer en los programas dellanescos). Sino con rolas como “Con todos menos conmigo”, “Tu y yo somos uno mismo”, “Besos de ceniza” y demás. Esta raiz obvia y jamás reconocida es fundamental para comprender buena parte de lo que ha pasado y sigue pasando con el rock que se ha hecho en México durante los últimos diez años.

Ya después vino la irrupción del sonido hispano-argentino (Miguel Mateos, Soda Stereo, Charly García) o las influencias de los grupos punks, darquis, de ska o de afrobeat (desde los Sex Pistols, The Clash y The Specials hasta The Cure y Mano Negra). Y vino también la apertura de los medios, muy marcadamente la siempre omnipresente televisión, que vio de pronto en el rock en español un negocio más que rentable (¡salieron hasta en “Siempre en Domingo”!) y se les hizo creer que en verdad conformaban un movimiento: el del rock mexicano. En ese engaño hemos vivido todos estos años, pensando que ya la hicimos, que nada tenemos que envidiarle a los malditos anglos y que como México no hay dos.

Concluyamos: en nuestro país existen muchos grupos -buenos y malos, interesantes y vacuos, talentosos y grotescos- sí; todos ellos son mexicanos y hacen rock, de acuerdo; lo que no hay, sin embargo, es un estilo o un movimiento -como podría ser el reggae jamaiquino- al que podamos llamar rock mexicano. Así de fácil…y así de complicado.

PD. Y despues de todo, ¿por qué ese estúpido afán nacionalista y acomplejado de afirmar la existencia de un rock mexicano? El rock es internacional, es la música de los jóvenes del mundo, es -en esencia- una música enemiga de fronteras, antichauvinista, antixenofóbica, universal.


Y con esa última reflexión los dejo mi querida raza de bronce, para que analicen si en verdad existe o no el mentado Rock Mexicano.

Sale pues, nos videamos luego.

Pásensela chido.

¡Ateo!

Acerca de Andy Brètón

Soy un promotor cultural de la ciudad de Iguala, Guerrero. Hago proyecciones de cine cultural y escribo sobre cultura alternativa y cosas raras en este blog. Me gusta la música pero no soy músico, a veces escribo una que otra historia y hago eventos culturales o participo en ellos. Ver todas las entradas de Andy Brètón

7 responses to “¿Existe el Rock Mexicano?

  • krloz

    jaja esas mamadas de rock en tu idioma, si bien dices por ahi son calcas, puede ser pero ¿quien dice que esas calcas no pueden superar al original? NO dudo ke haya grupos mexicanos realmente buenos ke dejen en verguenza a los gringos, el articula casi casi grita SOLO LOS GRINGAS SABEN HACER ROCK TODO EL MUNDO LES COPIA y entiendo la posiscion es como en todos lados ay mariachis pero en mexico “estan los originales” es casi un ejemplo parecido aunque en china haya mariachis mucho mas vergas no dejaran de ser “copias”

    • Nevermind

      Nel, el artículo habla sobre la falta de originalidad de los mexicanos. Si los gringos hacen buen o mal rock, es kosa de los konocedores. Lo ke a mi siempre me ha emputado es ke no haya un sonido original en México. No ke si los gringos o los ingleses son mejores o no.

  • EL RICHARD

    ¿Acaso existe el rock IRLANDES? ¿el rock AUSTRALIANO?, ¿el rock JAPONES?, ¿el rock DANES?, ¿ el rock COSTARRICENSE? , ¿porqué ese afán de buscarle etiquetas a la música?, ¿porqué seguirle el juego a seudo periodistas malinchistas como los de LA MOSCA, con esa estupidez de decir que el rock mexicano debiera ser como el reggae jamaiquino? ¿ de dónde sacan tal jalada?, EL ROCK es ROCK aquí y en JUPITER, sólo está bien hecho o no, de eso ya dependen nuestros gustos, no es lo mismo escuchar a PANDA, que a CAST, por ejemplo, En pocas palabras, no sigan con esa discusión trasnochada de unos tipos que en su momento fueron rockeros (músicos) y que hoy reniegan de esa música que les dió y les sigue dando de comer….

    • Nevermind

      En si lo que se busca es que el rock hecho por mexicanos, sea al menos algo original (ya no digamos en la música) por lo menos en las letras y no una copia también de lo que se hace en el vecino país del norte. Por eso es que ese siempre será tema de conversación, de discusión y de post o artículos periodísticos, ya sea por amateurs y por pros o por pseudointelectuales.

  • Robert Carr

    no existe el rock mexicano? el rock mexicano es el que se HACE en Mexico IMBECIL! PUNTO!!

    • Nevermind

      Supongo que no leíste el artículo (sino sabrías las razones por las que no existe dicho mote) pero bueno…hay de imbéciles a imbéciles. Mi querido googol imbécil 😉

  • whispering2012

    no coincido contigo en que el rock sea Gabacho… viene de los ingleses kienes hicieron a los gaachos… y pues si en mexico hay bandas de rock que ni parecen ni son ni suenan a rock. Aun asi hay un chingo de bandas chingonas de rock… que no aparecen en la tele por que como tu lo has dicho no es algo de venta, es algo que se vive. con lo que se nace y con lo que se muere.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: