Archivo de la categoría: Tradiciones

Día de Muertos

¿Qué onda banda tradicionalista, cómo andan hoy? ¿Ya listos para ir a ofrecer tributo y ofrendas a sus difuntos? Espero que sí.

Yo por mi parte les quiero dejar una info que salió hoy en el periódico local y que me ha parecido muy buena para compartir con todos ustedes.

Sin más que decir, lean el artículo y coméntenlo. 😉

Este es el link del diario 21 donde está el artículo.

IGUALA, Gro., lunes 1 de noviembre de 2010

Tumbas y ofrendas, tradición milenaria

Por José Joaquín Román

Chilpancingo, Gro., Nov. 1.- En este 2010 falleció la que fuera primera dama del municipio, Ana Ferrer Vicario. La forma tan repentina en que murió, a principios de año, y su labor altruista de muchos años causó consternación en la sociedad igualteca. Por ello, con motivo del Día de Muertos se montaron sendas tumbas para recordarla.

Un censo anual de defunciones muy peculiar, el montaje de “tumbas” –calificadas incluso como “una obra de arte”- en Iguala se sigue conservando como una tradición que data del siglo XIX y que cada primero de noviembre por la noche atrae la atención, curiosidad y hasta admiración de miles de personas, propios y extraños, que salen a recorrer las calles de esta ciudad para visitar los singulares arreglos, diferentes a las ya conocidas ofrendas, de las cuales son una variación o derivación.

EL PASADO PREHISPÁNICO

La poetisa igualteca Catalina Pastrana, explica en su “Remembranza histórica de Iguala y apuntes de sus tradiciones”, editado por el ayuntamiento local y los entonces Servicios Coordinados de Educación Pública en el estado en 1990, que para los aztecas “En aquella época prehispánica, las ofrendas eran una ceremonia ritual.

En el momento de meter el cadáver a la tumba, le ponían una vela, símbolo de luz para que lo alumbrara en el camino y lo apartara de la oscuridad; una vasija con agua para que le preservara la vida, y un perro para que lo acompañara y lo pasara el río. El inframundo era un reino, Mictlán era la mansión de la muerte. Posteriormente a los reyes les ponían comida; años más tarde, agregaron parte de sus riquezas.

Después de la conquista, las costumbres aztecas se modificaron porque los españoles tenían una concepción diferente de la muerte, para ellos era el final de la vida; en cambio para los aztecas, era sólo un paso para alcanzar otra forma.

Sin embargo, las costumbres españolas y las indígenas se fusionaron, ambas sufrieron modificaciones notables al pasar a la tradición. Actualmente manejamos las ofrendas como una costumbre tradicional”.

LAS “TUMBAS” DE IGUALA

Como una derivación de las tradicionales ofrendas de raíces prehispánicas, desde el siglo XIX, según relata la gente de mayor edad en esta ciudad, se montan escenografías para recordar a los “muertos nuevos” cada 1 de noviembre, escenografías que son conocidas como “tumbas”.

Esta tradición se ha mantenido a través del tiempo como una legado de generación en generación, a pesar del “Halloween” de Estados Unidos, y año con año podemos observar “tumbas nuevas” en toda la ciudad, hecho que caracteriza a la celebración del Día de Muertos en Iguala como muy singular. Así, es importante diferenciar entre una ofrenda tradicional y una “tumba” característica de esta ciudad.

Román Juan Guadarrama Gómez, joven historiador local, ya fallecido, describe en su libro “Crónica de Iguala, Guerrero” (1990), a la ofrenda como una “costumbre prehispánica que se mezcló con la conmemoración de Todos los Santos y Fieles Difuntos (el 1 y 2 de noviembre), las ofrendas son altares en los que se coloca toda cales de menesteres que le gustaban a los muertos ofrendados, además se colocaban flores de cempualzuchitl y de luto, velas, cirios, veladoras y un saumerio, las ojaldras y el pan eran cubiertos con servilletas bordadas con el nombre del difunto, algunas ocasiones se les colocaba su soneto.

Si la ofrenda era para un niño o joven, estaba presente la música y se servía cena, si era adulto, no se celebraba más que con rezos que eran acompañados de mezcal y vino, intercambiando guisos y velas entre vecinos”.

Al respecto, la poetisa Catalina Pastrana describe a las ofrendas de la siguiente manera: “Sobre el altar, con el clásico rodapié rebordado muy español, se pone pan, el vino, el agua (ahora bendita), las velas, y los cempoaxóchiles que son flores aztecas . El incienso y el copal es primordial en la ofrenda”.

Y sobre las “tumbas” detalla: “ En esta ciudad, además de las ofrendas, años atrás se ponían las llamadas tumbas nuevas, que no se ha perdido del todo. Se ponía tumba nueva a una persona que moría antes de noviembre.

Era algo como una escenografía que representaba en muchas ocasiones algún pasaje de la Biblia, o bien la forma en que la persona había muerto. La representación es una obra de arte. Plasmaban un cielo con nubes en movimiento. Cascadas de agua que caían con fuerza sobre unas rocas, con efectos de sonido asombrosos. Representaban una constelación de estrellas y ángeles, y en vivo a la Virgen María, con un juego de luces intermitentes. “Le daban la apariencia a un amanecer o a una noche de tormenta, los efectos de sonido, repito, eran impresionantes”.

Mientras tanto, Guadarrama Gómez explica sobre las tumbas: “Las tumbas eran representaciones del Evangelio o de la vida de algún santo, y se montaban en una pieza de la casa, decorada con estilo y armonía ya que había gente que se dedicaba a pintar y hacer las vestiduras de los personajes vivientes que se aguantaban en una sola pose desde las siete de la noche hasta la madrugada, en otras se representaba la forma en que murió, sobre todo cuando su muerte había sido una tragedia o un accidente…”.

LAS “TUMBAS” SON

UNA TRADICIÓN QUE

CUESTA MANTENER

Hoy en día, montar una “tumba” cuesta varios miles de pesos, tan sólo los “diseñadores” de estos arreglos llegan a cobrar hasta cinco mil, según datos proporcionados por uno de ellos. De acuerdo a Catalina Pastrana, por “1940 ó 1950 más o menos, vivía en esta ciudad, por (el barrio) de Juanacate, un señor al que le decían ‘Tolón’. Era gordísimo, quizás unos 170 kilos de peso, aún así era un verdadero artista en el arreglo de tumbas”. Al respecto, Román Juan Guadarrama cita, además de “Tolón”, a “Genovevo”, quienes “en estos últimos años fueron famosos por sus arreglos”.

A los honorarios de los diseñadores de “tumbas” hay que agregar el costo del material que se emplea; baste citar que tan sólo el papel corrugado, material que más se usa en las tumbas tradicionales características de Iguala, del cual son utilizados decenas de metros para montar la escenografía de una “tumba”.

Y ESTAS TUMBAS,

¡SON ADMIRADAS!

Al iniciar la noche del primero de noviembre y hasta entrada ya la madrugada del dos, miles de igualtecos –muchos de los cuales se enteran así de la muerte de un conocido- y visitantes de otras partes del país salen a las calles en busca de tumbas que admirar; tumbas que pueden ser sencillas o hasta representar con personas escenas religiosas como la Resurrección de Cristo, las llamadas “tumbas vivientes”, y que retomando gustos y vivencias del difunto, lo recuerdan. Sobre el particular, el historiador local Román Juan Guadarrama señala en su libro que las “tumbas” son visitadas por las noches por los parroquianos y los paisanos con la creencia que los fieles difuntos visitarán sus casas para deleitarse con sus antojos”.

UNA LUCHA POR MANTENER NUESTRAS TRADICIONES

Esto es el esfuerzo que desde hace 18 años realiza el sector 09 de Educación Preescolar de esta ciudad, a cargo de la educadora Guadalupe Catalán Flores, en coordinación con la administración municipal en turno, al organizar anualmente un concurso de ofrendas y “tumbas” que se montan en la Plaza Cívica de las Tres Garantías y actualmente en el zócalo de esta ciudad.

Este año se montaron una 27 ofrendas y “tumbas” en el zócalo o parque “Benito Juárez”, entre las que destacaron las dos “tumbas” dedicadas a la expresidenta del DIF Municipal, Ana Ferrer, la montada en honor de nuestro máximo prócer y consumador de la Independencia, Vicente Guerrero, a propósito precisamente de haberse festejado este año el bicentenario de nuestra Independencia. También destacaron la tumba montada en honor al compositor Roberto Cantoral, que murió en este 2010, y una hermosa ofrenda prehispánica. Estas “tumbas” y ofrendas estuvieron en exposición al público del viernes 29 al domingo 31 de octubre pasados.


¿Halloween o Día de Muertos?

¿Qué onda mis ignaros de las tradiciones, qué dice la buena vida. Ya listos para celebrar las fiestas de este mes?

Yo por mi parte ya lo estoy haciendo con mis ciclos de cine de terror, como año con año he venido haciendo (creando mis propias tradiciones, como debe ser je je je). Pues bien.

Me he decidido a escribir este artículo para dar mi punto de vista sobre los 2 festejos que celebramos aquí en México (estuve leyendo al respecto y nomás los españoles ponen cosas que ni al caso para nosotros los mexicanos) ya que muchas páginas con información sobre dichos festejos tienden a tergiversar todo y le ponen mucho énfasis a sus creencias religiosas por encima de lo que la historia objetivamente nos dice sobre estas tradiciones.

Veamos pues, según Halloween etimológicamente quiere decir dentro de la cultura inglesa: “All Hallow’s Eve” o lo que es lo mismo “Víspera de Todos Los Santos” posteriormente se cambió a “All Hallowed Eve” y luego a “All Hallow Een” y de ésta última derivo lo que ya todos conocemos como Halloween.


Pues bien, dicha celebración tiene su origen en una celebración aún mas antigua de la cultura Celta: El Samhain. Esta celebración fue la más importante hasta antes que el cristianismo llegara y dijera que es “tradición pagana” como siempre dicen cuando algo no les parece (porque no le pueden $acar provecho) y que terminan por adoptar a su imaginario para ahora si, poder hacer mucho dinero con celebraciones de otros pueblos.

En el Samhain los Celtas celebraban el final de la temporada de cosechas y se consideraba como el Año Nuevo Celta y este a su vez comenzaba con la “estación oscura” (algo así como lo que es el otoño y el invierno para nosotros). Era una fiesta de transición o sea, el paso de un año a otro (como lo que hacemos aquí el 31 de Diciembre) pero también era como una apertura al otro mundo (o lo que hacemos aquí en México también el 1 y 2 de Noviembre). Su etimología es Gaélica y significa: Fin del Verano.

Pero aquí viene lo importante. Esta celebración tiene casi 3 mil (sí, tres mil) años de antigüedad de que es practicada por los pueblos Celtas en casi toda Europa.

¿Qué nos dice esto último? Pues que la iglesia católica se apoderó de la celebración del Samhain para asi “quitarle lo pagano” y hacerla una celebración cristiana…como Dios manda.

Chequen lo que dice Wikipedia al respecto:

Samhain

Relacion con el Cristianismo.

Desde el siglo IV la Iglesia de Siria consagraba un día a festejar a “Todos los Mártires”. Tres siglos más tarde el Papa Bonifacio IV (615) transformó un templo romano dedicado a todos los dioses (panteón) en un templo cristiano dedicándolo a “Día de todos los Santos”, a todos aquellos que los habían precedido en la fe. La fiesta en honor de Todos los Santos, inicialmente se celebraba el 13 de mayo, pero fue el Papa Gregorio III (741) quien la cambió de fecha al 1 de noviembre, que era el día de la “Dedicación” de la Capilla de Todos los Santos en la Basílica de San Pedro en Roma. Más tarde, en el año 840, el Papa Gregorio IV ordenó que la Fiesta de “Todos los Santos” se celebrara universalmente. Como fiesta mayor, ésta también tuvo su celebración vespertina en la “vigilia” para preparar la fiesta (31 de octubre). Esta vigilia vespertina del día anterior a la fiesta de Todos los Santos.


El Día de Todos Los Santos es una tradición cristiana instituida en honor de Todos los Santos, conocidos y desconocidos, según el papa Urbano IV, para compensar cualquier falta a las fiestas de los santos durante el año por parte de los fieles.

En los países de tradición católica, se celebra el 1 de noviembre.

Pero esto es sólo para que vean lo despreciable y falaz que es la Iglesia con respecto a apoderarse de celebraciones de otras culturas para “cristianizarlas” y con ello sacar mucho provecho (miles de millones de dolares) ya que la han hecho fiesta universal digna de celebrarse por todos.

Pero no contenta la Iglesia con apoderarse de la tradición Celta, también se apoderó de una celebración que la UNESCO ya ha dicho que es patrimonio de la Humanidad. Me refiero, claro está, a nuestro único y tradicional Día de los Muertos.

Veamos qué nos dice la wikipedia también sobre este día tan importante para todos nosotros los mexicanos:


El Día de Muertos es una celebración mexicana de origen prehispánico que honra a los difuntos el 2 de noviembre, comienza el 1 de noviembre, y coincide con las celebraciones católicas de Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos.

Los orígenes de la celebración del Día de Muertos en México son anteriores a la llegada de los españoles. Hay registro de celebraciones en las etnias mexica, maya, purépecha y totonaca. Los rituales que celebran la vida de los ancestros se realizan en estas civilizaciones por lo menos desde hace tres mil años. En la era prehispánica era común la práctica de conservar los cráneos como trofeos y mostrarlos durante los rituales que simbolizaban la muerte y el renacimiento.

El festival que se convirtió en el Día de Muertos era conmemorado el noveno mes del calendario solar mexica, cerca del inicio de agosto, y era celebrado durante un mes completo. Las festividades eran presididas por la diosa Mictecacíhuatl, conocida como la “Dama de la Muerte” (actualmente relacionada con “la Catrina”, personaje de José Guadalupe Posada) y esposa de Mictlantecuhtli, Señor de la tierra de los muertos. Las festividades eran dedicadas a la celebración de los niños y las vidas de parientes fallecidos.


La muerte es un símbolo emblemático que ha causado admiración, temor e incertidumbre al ser humano a través de la historia. Por muchos años, en diversas culturas se han generado creencias en torno a la muerte que han logrado desarrollar toda una serie de ritos y tradiciones ya sea para venerarla, honrarla, espantarla e incluso para burlarse de ella. México es un país rico en cultura y tradiciones; uno de los principales aspectos que conforman su identidad como nación es la concepción que se tiene sobre la muerte y todas las tradiciones y creencias que giran en torno a ella.

Pues bien, como todos ya sabemos, nosotros los mexicanos somos los máximos adoradores de la muerte en el mundo, tanto que todos los extranjeros que vienen estos días a obsevar la tradición se quedan asombrados al ver que nosotros incluso nos burlamos de la muerte.


Y si bien es cierto, nosotros como mexicanos siempre tendemos a absorber tradiciones ajenas a la nuestra (no de en balde somos mayoritariamente católicos chinga y recuerden que “copiar” tradiciones a otras culturas es algo muy meramente de la Iglesia católica) es bien cierto también que lo que es nuestro lo cuidamos y veneramos con su debido respeto y benevolencia que se merece.


También es bien cierto que al ser un país en vías de desarrollo y metido de lleno en la globalización neoliberal (al PRI, PAN y ahora PRD gracias) hemos logrado ese sincretismo o fusión de diferentes tradiciones culturales como lo son el Samhain, el día de todos los santos y el día de muertos. Es decir, aquí en México somos una gran revoltura de tradiciones que se conjugan para crear una gran celebración masiva con duración de 3 días (31 de Octubre, 1 y 2 de Noviembre) en la que le rendimos tributo a los 3 días sin por ello dejar de ser mexicanos y olvidar nuestras raices mexicas.

Y si no me creen, sólo es cuestión de salir esos días y comprobarlo para que por sus propios ojos vean que lo que digo es cierto. Al menos aquí en mi ciudad (pueblo grande más bien) es muy notorio esto ya que a partir del 30 y 31 de Octubre, los niños (sí, esos grandes imitadores de todo lo que ven por la televisión) salen de sus casas vestidos de los más disímiles trajes, ya sea de monstruo (drácula es el más socorrido) bruja, fantasma o asesino en serie de su agrado a pedir “calaverita” tradición copiada obviamente del Trick or Treat gringo pero sin esas connotaciones negativas que la gran mayoría le atribuye a esta última (o sea, que sino te dan dulces, te puedes vengar de la gente haciéndole una maldad).

Aquí en México no es así, si a los niños no les dan dulces, simplemente se van a otra casa a pedir calaverita y listo, sanseacabó. Por cierto que incluso aquí tenemos una canción muy popular que se usa para pedir calaverita y que dice así más o menos:

La calavera tiene hambre/No hay un pedazo de pan/No se lo acaben todo/Déjennos la mitad/Si no nos dan/Se morirán/Y en el infierno se pudrirán/Si la calavera se muere/¿Ustedes la pagarán?/Cientocincuenta pesitos/Ay que barata está/Pan pan pa’ la calavera/Pan pan pa’ la calavera.

(si quieren ver el canto completo métanse aquí)

Eso hacen los niños el 30 y 31 de Octubre para divertirse tal cual aquí en México, generalmente lo hacen en grupo, nunca van solos y algunos los acompañan sus padres pero a la gran mayoría, no. Esto es porque los mismos padres advierten que no deben ir muy lejos, sino sólo en lugares alrededor de donde viven para no correr peligro de que los pueda atropellar un carro o en casos muy graves (que al menos yo nunca me he enterado que hayan pasado aquí en mi pueblote) que se los roben (de hecho, los niños tienen años que dejaron de espantarse con los “robachicos”)

Eso es de parte de los niños. Los adultos tienen sus celebraciones solemnes el día 1 y 2 de Noviembre, pero el día grande es obviamente el 2. En este día es cuando todos van al panteón a venerar a sus fieles difuntos no sin antes ponerle su bien merecido altar u ofrenda desde el día 1º.

Aquí un video que grabé de una casa con una ofrenda.

https://mentesinkietas.files.wordpress.com/2009/11/imagen-800.jpg

Y aquí una ofrenda prehispánica que hicimos en un festival hace un año.

Como ven, en México podemos celebrar las 3 tradiciones sin tener algún complejo de culpa puesto que a la que es la importante, se le venera y reverencía como es debido y la que es “la mala” (que incluso se le asocia con el satanismo por lo católicos más fanáticos, incultos, ignorantes  y, por supuest, intolerantes) se le rinde su tributo por medio de los niños pero de igual forma haciendo ese sincretismo para adoptar algo meramente comercial y extranjero, en algo muy mexicano.

Por mi parte es todo raza, les dejo la info para todos los que la quieran leer y compartir con los demás. Este es mi punto de vista y si a alguien le gustó, pues que me lo haga saber mediante un comentario y si a alguien no le gustó, pues también hágamelo saber 😉

Nos videamos para la próxima y ya saben, vámonos a pedir calaverita y después a reverenciar a nuestros fieles difuntos que por eso somos mexicanos chinga, ¿qué no?

Les dejo un videito que me gusta mucho es de  dos artistas (uno cubano pero residente en USA y otra española) que le han rendido un tributo a esta gran celebración mexicana:

De paso también les dejo un comic sobre éste día hecho por el monero Sergio Aragonés que se llama El Día de los muertos (está en portugués pero con gran calidad de imagen) Lo pueden encontrar en librerias y tiendas de comics en español

¡Ateo!